El primer coche que compré de segunda mano con mis propios ahorros. Me acuerdo perfectamente que fui a verlo con mi padre para que me asesorara.

Lo compré en Alemania y como es habitual allí, estaba lloviendo ese día. No me lo pensé mucho y después de una corta inspección firmamos el contrato. La sorpresa me la llevé cuando a los pocos días fui a recogerlo (después de haber realizado los trámites) y descubrí que lo que había en la luna delantera no habían sido goteras de la lluvia. El cristal estaba lleno de pequeñas burbujas que se habían producido en el interior, entre las dos capas. El plástico que lleva entre capa y capa se había deteriorado. Así que lo primero que tuve que hacer es cambiar la luna delantera.

Opel Kadett C Coupé
Opel Kadett C Coupé
Opel Kadett C Coupé
Opel Kadett C Coupé
Opel Kadett C Coupé

Más adelante también descubrí mucho óxido debajo del guardabarros delantero derecho. En la primera foto se le puede ver después de haber saneado la parte delantera casi al completo. Faltan por montar los paragolpes, los faros antinieblas y falta la pintura.

Cambié las llantas de serie (que por cierto ahora me gustan más) por unas de aleación marca ATS. En aquella época estaban muy de moda para ese coche. Lamentablemente no tengo muchas fotos. En aquella época no existían aún las cámaras digitales y menos aún los móviles para hacer fotografías.

Al poco tiempo de empezar a disfrutar del coche reparado y saneado, un turista austríaco se saltó una señal de Stop y me golpeó de lleno por el lado izquierdo. El coche se declaró siniestro total, costaba más la reparación que su valor. El seguro me indemnizó y el coche lo vendí a un chaval de un club Opel que tenía uno igual y que lo necesitaba para piezas.

Menú