Sistema de calefacción y ventilación del Mercedes W115 – Parte II – Desmontar el ventilador de habitáculo

Hace ya algún tiempo que os hablé del sistema de calefacción / ventilación del Mercedes W114/W115. Mi intención era la de colgar aquí algunos tutoriales para el mantenimiento y la reparación de los distintos elementos. Por eso decidí explicar antes que nada, el funcionamiento de este sistema. Por si todavía no lo conocéis y queréis verlo antes, podéis encontrar ese artículo aquí.

Hoy nos vamos a centrar en desmontar todo lo necesario para llegar hasta el ventilador del habitáculo. Os aseguro que no es uno de los trabajos más agradables de nuestro barra 8. Hay que desarmar gran parte del interior del coche y hay que trabajar debajo del salpicadero en posiciones bastantes incómodas. Así que si no os queda otro remedio que hacerlo: ¡mucho ánimo y que la fuerza os acompañe!

El ventilador del habitáculo es uno de los elementos del sistema de ventilación del W114/W115 que tarde o temprano dará problemas. Al fin y al cabo no es otra cosa que un motor eléctrico que en algún momento sufrirá un desgaste, por lo que dejará de funcionar correctamente. Además está ubicado en un lugar expuesto a las inclemencias del tiempo ya que hace en cierto modo de puerta entre el exterior y el interior del coche.

También puede ser necesario acceder a esa zona para reparar la chapa. Es uno de los grandes problemas de la carrocería del W114/W115. Al ser un hueco al que apenas hay acceso, solemos pasarlo por alto y por ahí puede empezar a oxidarse la chapa de forma muy grave. Con el tiempo la corrosión se agrava hasta tal punto que empieza a colarse el agua hacia el interior.

Para poder ver bien la ubicación del ventilador, lo mejor es desmontar la rejilla de ventilación exterior (instrucciones en este enlace).

La foto está un poco borrosa, perdonad, pero se puede ver bien como parte del motor eléctrico está desprotegido y expuesto al frío, al calor y a la humedad del ambiente. El ventilador tiene una especia de “tejado” por encima, pero éste no le puede proteger del todo. También podemos ver bastante bien algo de corrosión. Todavía no es muy grave, pero es hora de preparar algunas medidas de prevención.

Antes de empezar os voy a resumir cuáles son los trabajos que tenemos que hacer para abrirnos camino hasta llegar a los tres tornillos que sujetan el ventilador. Vamos a

  • desmontar el asiento del acompañante (mejor los dos
  • desmontar la consola central
  • desmontar la rejilla del altavoz y el propio altavoz delantero
  • desmontar el mando de la calefacción
  • soltar parte del líquido refrigerante
  • quitar el revestimiento de debajo del salpicadero (si tu coche los tiene)
  • desmontar el cajón de la calefacción

Mi coche no tiene el revestimiento de debajo del salpicadero, por eso no puedo explicar aquí cómo desmontarlo. Tampoco tiene (todavía) aire acondicionado. La caja de la calefacción para vehículos con aire acondicionado es algo más compleja. Entre otras cosas lleva dentro el evaporador, por lo que tendrás que vaciar el circuito antes de desmontar nada.

Si todavía no se te han quitado las ganas de continuar y no has pensado en dejar todo como está y comprarte otro coche, vamos al lío…

Desmontaje de los asientos delanteros

Este es nuestro punto de partida. Sí, tenéis razón, las alfombrillas están algo sucias. Hace ya algún tiempo que no paso el aspirador. Lo siento…

Echamos el asiento del acompañante hacia atrás hasta poder ver los tornillos de sujeción delanteros.

Estos son los dos tornillos. Los quitamos con una llave del 10.

Ahora corremos el asiento hacia delante del todo y desde la parte de atrás accedemos a los otros dos tornillos.

Para sacar el asiento es recomendable contar con la ayuda de otra persona. Suele pesar bastante, sobre todo cuando tienes instalado reposabrazos, como es mi caso. No solo que cuesta mucho trabajo, también puedes dañar parte del revestimiento con las guías metálicas al sacar el asiento.

Ahora ya tenemos mejor acceso a la consola central.

Desmontaje de la consola central

Antes de nada, desconectamos la batería para evitar problemas con el cableado eléctrico.

Antes de dedicarnos a la consola central, hay que analizar de qué forma está sujeta vuestra radio (si tenéis, claro).

En mi caso, puedo desmontar la consola sin tener que quitar la radio antes. Simplemente la desconecto por detrás una vez que la haya retirado lo suficiente para llegar a los cables.

Levantamos el fuelle de goma de la palanca de los cambios. Mi coche tiene el cambio manual, supongo que el cambio automático es algo distinto para desmontar.

Con una llave 15 soltamos un poco la tuerca de seguridad hasta que podamos desenroscar el mango del cambio.

Así queda todo cuando quitamos la palanca de cambios.

Ahora quitamos el cenicero para llegar a estos dos tornillos.

Los desmontamos con un destornillador de estrella.

Sacamos la carcasa con mucho cuidado y desenchufamos el conector eléctrico lateral.

Ahora ya tenemos acceso a los dos tornillos de estrella que sujetan la tapa central. Los quitamos…

…luego quitamos los botones de los mandos eléctricos. En mi caso solo tengo el mando para las luces de emergencia y el mando para la calefacción de la luna trasera.

Los botones se quitan desenroscándolos.

Las rosetas cromadas también van a rosca. En mi caso no estaban muy apretadas. Si lo estuviesen, podéis usar unos alicates muy finos para introducirlos en las dos ranuras. Tened mucho cuidado de no dañar el plástico.

Ya podemos despegar la tapa un poco para retirar los pulsadores eléctricos.

En la parte trasera, la tapa está sujeta con un clip. Lo quitamos con mucho cuidado. Tened en cuenta que todo el material es muy viejo y cualquier tirón mal calculado, lo puede romper. Las piezas de interior y de tapizados son muy difícil de encontrar y suelen ser muy caras.

Así queda esto…

La consola está sujeta al suelo con dos tornillos de estrella en ambos lados en la parte trasera…

…y en la parte delantera con otros dos tornillos iguales. Accedemos a ellos tras quitar las dos moquetas delanteras.

En mi caso, la consola está ya tan deteriorada, que no tiene esos dos tornillos.

En la parte de arriba, debajo del salpicadero, tiene dos tuercas de plástico a ambos lados.

Yo las desenrosco con unos alicates de punta como los que se usan para desmontar los anillos de seguridad.

Ahora lo que hay que hacer es retirar la consola de ambos tornillos para que pueda pasar por encima de éstos.

Tened mucho cuidado con el material. Como veis, la consola mía ya está bastante dañada en esa zona.

Ya podemos retirar la consola completa hacia atrás.

Siempre con mucho ciudado y controlando los cables y los pulsadores eléctricos.

Así se ve ahora toda la zona de debajo del salpicadero. La flecha roja señala al cajón de la calefacción. Ese es el que hay que desmontar para llegar al ventilador.

Pero todavía falta un poco…

Desmontaje de los mandos de la calefacción

El botón para la regulación de la velocidad del ventilador sale tirando de él con cuidado.

El botón de plástico para mover la rejilla también sale tirando con mucho cuidado.

La roseta cromada va a rosca.

Los cuatro botones de plástico para regular la temperatura y la cantidad de aire también salen a presión. Yo he usado un útil de plástico para desmontarlos.

Ahora ya queda la rejilla libre para poder desmontarla.

Si quitamos antes la rejilla, tenemos mejor acceso a los dos tornillos de estrella que sujetan el mando al salpicadero.

Con un gancho metálico presionamos en uno de los laterales.

Aquí os dejo una foto de la tetilla que sujeta la rejilla. Tiene un muelle debajo que hace que se pueda presionar para quitar la rejilla.

Estos son los dos tornillos que tenemos que quitar.

Ahora desmontamos la rejilla del altavoz central en el salpicadero y el propio altavoz para llegar al fuelle de goma de la ventilación. Esta pieza está sujeta a una trampilla con dos clips de plástico.

Quitamos los dos clips con mucho cuidado. Prestad mucha atención a no dañar la goma. Es muy complicado encontrar una pieza que esté en buen estado. Con el paso del tiempo el material se vuelve muy sensible y cualquier descuido puede hacer que se rompa.

Cuando hayamos quitado los dos clips, podemos retirar la goma hacia detrás. Trabajamos siempre con mucha delicadeza.

Ahora se complica la cosa un poco. Hay que mantener la goma atrás y con un destornillador desmontar la articulación con cabeza esférica que mueve la trampilla de ventilación.

Tened cuidado de no dañar la goma y de no romper el plástico de la trampilla. Si se resiste mucho, usad lubricante.

Para poder quitar el marco de plástico sin dañar la goma, quitamos los otros cuatro clips. Son dos arriba y dos abajo.

No he conseguido que se vean los cuatro en la foto. Las flechas señalan la ubicación aproximada.

Ahora podemos tirar con cuidado del marco. El fuelle de goma se queda todavía dentro.

Si miramos dentro del hueco, podemos ver el fuelle de goma.

Lo sacamos con mucha delicadeza.

Si os fijáis, el mío tiene una pequeña rotura en la parte inferior de la derecha. Eso me pasó la primera vez que desmonté el mando de la calefacción sin quitar los cuatro clips e intentar sacar el marco de plástico junto con el fuelle de goma.

Bueno, ya va quedando menos…

En esta foto vemos que nos estamos acercando a nuestro objetivo. Ya queda menos para llegar al cajón de la calefacción.

Para tener algo más de espacio, soltamos la carcasa con los reguladores de la calefacción. Para ello quitamos estos dos tornillos con una llave del 10.

Dejamos la carcasa colgando en el interior. No hace falta soltar los cables.

Para tener algo más de espacio, soltamos la carcasa con los reguladores de la calefacción. Para ello quitamos estos dos tornillos con una llave del 10.

Desmontaje de la trampilla de ventilación

Para poder sacar el cajón de la calefacción desde abajo, tenemos que desmontar antes la trampilla de ventilación de la parte de arriba.

Esto es bastante fácil. Tiene un cierre metálico en la parte delantera…

…y en la parte trasera está cogida con dos uñas. Una vez  que hayamos soltado el cierre delantero, tiramos con cuidado hacia fuera de la pieza.

Si se resiste un poco, levantamos las uñas con un destornillador. Están fijadas al cajón de la calefacción por la parte trasera, así que no se pueden caer.

La podemos sacar cómodamente por la abertura del altavoz frontal.

Desconexión de las tuberías del líquido refrigerante

Ahora que llevamos algún tiempo dentro del coche, vamos a estirar un poco las piernas.

Tenemos que soltar las tuberías de agua que van al radiador de la calefacción que se encuentra dentro del cajón de plástico. En la foto vemos dos de las tuberías que van hacia fuera a la zona del motor. Por el lado del conductor tenemos otro tubo que sale al exterior.

Las flechas verdes señalan las dos zonas de donde salen los tubos hacia fuera. Según qué motor tengamos montado, puede ser bastante incómodo llegar hasta esos tubos.

En el caso del motor OM615 no es muy complicado. Hay bastante espacio para trabajar.

En esta foto vemos los dos tubos del lado derecho…

…y en esta imagen vemos el tubo del lado izquierdo.

Los desconectamos todos y recogemos el líquido refrigerante para usarlo luego de nuevo.

Desconexión del cableado del ventilador del habitáculo

Aprovechamos el hecho de que estamos trabajando en la zona del motor y desenchufamos el conector del ventilador. Está justo encima del servofreno.

Una vez desconectado, soltamos los dos tornillos de estrella que fijan el conector a la carrocería. Pueden estar algo escondidos entre el revestimiento.

Desmontaje del conducto de aire para los asientos traseros

Estos conductos son los que suministran aire a los pasajeros en los asientos traseros. Hay uno en cada lado. Están fijados al suelo con tres tornillos de estrella.

En el cajón de la calefacción solo están metidos a presión.

Desmontaje del cajón de la calefacción

Estamos ya en la recta final. Ahora ya nos podemos dedicar de lleno al cajón de la calefacción. Tened mucho cuidado para no haceros daño. Algunas partes del cajón tienen esquinas muy afiladas y nos podemos cortar.

Antes de nada desmontamos las dos barras metálicas que hacen de soporte para la viga del salpicadero. Están cogidas con dos tuercas del 13 cada una.

Soltamos los dos conductos de aire de ambos lados y los fijamos de tal manera que no estorben mucho. Están metidos a presión y puede ser que haya que tirar fuerte para poder soltarlos.

Ahora tenemos que soltar los dos cables metálicos para el accionamiento de las distintas trampillas. El primero está algo más abajo.

Soltamos primero el clip metálico (círculo verde) y luego soltamos el cable en la parte final de éste (flecha verde). Os recomiendo marcar antes la posición para montar luego el cable en el mismo sitio. En mi caso no fue necesario porque el clip metálico había dejado una huella profunda en la funda del cable que me sirvió de referencia.

Tenemos otro cable igual algo más arriba. Hacemos lo mismo con éste.

Ahora ya podemos quitar la trampilla inferior. Esta trampilla es la que regula el aire que va hacia los pies de los pasajeros.

Soltamos los dos tornillos del ángulo metálico con una llave del 10 y los dos tornillos de estrella de la parte superior.

En esta foto se puede ver que ahora hemos creado espacio en la parte inferior para poder bajar el cajón de la calefacción y sacarlo de su ubicación.

El cajón de la calefacción está colgado por dos ángulos metálicos a ambos lados. Soltamos la tuerca con una llave 10.

En el lado del conductor la cosa se complica un poco. Hay mucho más cables y elementos que estorban. No he podido hacer ninguna foto por ese mismo motivo.

El cajón de la calefacción está colgado por dos ángulos metálicos a ambos lados. Soltamos la tuerca con una llave 10.

En el lado del conductor la cosa se complica un poco. Hay mucho más cables y elementos que estorban. No he podido hacer ninguna foto por ese mismo motivo.

Cuando hayamos soltado esas dos tuercas, el cajón ya no está sujeto por ningún otro sitio. Ahora tenemos que ir tirando de él hacia abajo y a la vez hacia fuera. Siempre con mucho cuidado de no dañar nada y de no hacernos “pupita” en las manos.

El cajón solo puede salir por el lado del copiloto. En el otro lado estorban cables, pedales y otros elementos. Puede ser que lo tengamos que girar un poco y es posible que aún así nos cueste sacarlo de su sitio. No desesperaros. Si veis que os vais a agobiar, daros un descanso, tomaros una cervecita y respirad uno poco de aire fresco. Luego volvéis al lío. Tarde o temprano tiene que salir.

Tened también en cuenta que el radiador de la calefacción soltará líquido en el interior. A veces el líquido es totalmente marrón de la corrosión del motor. Así que tened preparados algunos trapos para recoger ese líquido lo más pronto posible.

Esto es lo que vemos cuando ya no esté el cajón de la calefacción. Por fin tenemos acceso al ventilador.

El ventilador está fijado a la carrocería con tres tornillos del 10.

Soltamos esos tres tornillos y ya podemos quitarlo. Tened cuidado con la junta de goma.

Tiramos del cable y veremos asomar la caja metálica con las resistencias y el conector eléctrico. Este conector es el que habíamos desmontado antes desde la zona del motor.

Este es el hueco del ventilador. En esta zona puede haber mucha corrosión ya que el acceso es casi imposible para tomar medidas de prevención.

Si tenemos agujeros en esta parte, todo el agua del exterior pasa hacia dentro y puede causar graves daños en el suelo del coche. Ahora es un buen momento para hacer todos los trabajos necesarios.

En las dos fotos de abajo vemos el ventilador desmontado. Ahora es el momento de limpiarlo bien y comprobar su funcionamiento. Ante cualquier problema es recomendable repararlo lo mejor posible o buscar otro en mejor estado o nuevo, aunque esto último creo que va a ser una tarea casi imposible. En origen no lo hay nuevo.

Ya os hablaré en otro artículo de todo lo relacionado con el ventilador del habitáculo.

Montaje

Antes de montar todo, podemos aprovechar también para limpiar bien los distintos conductos de ventilación. Comprobad que todos los mecanismos funcionan y que estén lubricados. Merece la pena abrir el cajón de la calefacción para inspeccionar el radiador. Podemos lubricar bien los cables de accionamiento. Así evitamos roturas en los mecanismos.

El montaje puede ser complicado en los siguientes puntos:

  • antes de fijar el ventilador, hay que atornillar el conector para que asome por la parte del motor. Para eso vamos a necesitar a un / una ayudante. La persona que esté dentro sujeta desde el hueco del ventilador el conector y la otra persona lo atornilla.
  • cuesta bastante trabajo colocar el cajón de la calefacción en su sitio. Hay que insertar los tubos del radiador en sus huecos y al mismo tiempo introducir el propio cajón en su sitio. Siempre será útil contar con otra persona que pueda ayudar. Cuidado con las manos. El plástico puede cortar.
Otras complicaciones que se pueden presentar

Si tenéis problemas a la hora de montar la trampilla de ventilación superior, podéis levantar las uñas de sujeción con un destornillador. Antes de fijar el cierre metálico de la parte de abajo, aseguraros de que la trampilla ha quedado bien en su sitio. El cierre va relativamente suave. No debe costar trabajo. Si es así, es que la trampilla no está en su sitio.

Para montar el fuelle de goma, lo mejor es hacerlo habiéndolo colocado antes en su sitio en la moldura de plástico. Así podemos colocar bien los clips e introducimos todo el conjunto en la ranura. Puede costar algo de trabajo. No uséis la fuerza bruta. Son piezas sensibles y si se rompen, no es fácil encontrar recambios.

Acordaros de volver a colocar la cabeza esférica. Aprovechad para regular la distancia de la palanca para que cierre bien la trampilla y no haga ruido cuando esté abierta. Tiene un tornillo en la parte frontal para ello.

Creo que ya no queda mucho más que decir. Hay que volver a conectar la batería. Lo mejor es hacerlo antes de montar la consola central para comprobar que la ventilación funciona correctamente.

También hay que volver a rellenar el líquido refrigerante. Mucha atención aquí. No sé cómo serán los motores de gasolina, los motores de gasoil son complicados para sacar el aire del circuito. Abrid las válvulas de la calefacción, moved el coche, lo podemos balancear si hace falta.  Yo lo que hago es poner el coche en la rampa de mi garaje de tal forma que el radiador esté en el punto más alto. Luego lo muevo una media hora hasta que el motor llega a temperatura. Vuelvo al garaje, lo dejo enfriar y compruebo de nuevo el nivel en el radiador.

Si necesitáis algún recambio para el sistema de calefacción y/o ventilación, podéis buscar en el mercadillo por si hubiese algo. Aquí tenéis el enlace.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú